Los mapas o modelos mentales

¿Habéis oído hablar de los mapas o modelos mentales?

Hoy queremos hablaros de ellos porque los mapas o modelos mentales determinan nuestro comportamiento y por consiguiente, nuestra vida. Tienen un fuerte impacto en la toma de decisiones cotidianas, pueden tanto limitarlas como impulsarlas, de ahí la importancia de conocerlos e identificarlos.

Los modelos mentales son los supuestos, ideas y formas de pensar que se forman con el tiempo en nuestro cerebro, y a través de los cuales, interpretamos el mundo, la realidad. Dicho de forma más simple: son las representaciones internas que hacemos en nuestra mente de la realidad externa.

Todo lo que percibimos  es consecuencia de nuestros propios modos percepción. O sea, que vemos el mundo conforme somos nosotros y no como el mundo es.

Somos los mapas que tenemos.

Quizás te preguntes como se forman los modelos mentales, son varios los factores que intervienen a la hora de crear un modelo mental:

  •  Experiencias personales: las situaciones vividas influyen en nuestra forma de pensar.
  •  Cultura:  Nuestro escenario de vida (el lugar donde vivimos, el país, su cultura..)  ha condicionado nuestra forma de ver el mundo. Por ejemplo: no es lo mismo vivir en Galicia que en África, tendremos opiniones muy distintas acerca de la lluvia.
  •  Genética: heredamos genes e información de nuestros ancestros.
  •  El lenguaje: El idioma en el que nos expresamos nos condiciona y nos limita, a menudo resulta complicado expresar en palabras la experiencia interna que nos ha causado un hecho externo.

Somos únicos, al igual que nuestros modelos mentales, cada ser humano tiene los suyos propios.Los modelos mentales explican el hecho de porque dos personas que ven la misma película o leen el mismo libro, sacan conclusiones diferentes. Si pides a varias personas de tu entorno que dibujen unas escaleras, te sorprenderás al ver como cada uno dibuja unas escaleras diferentes. Todo ello es motivado por los factores que acabamos de explicar.

Es habitual que no sepamos cuales son nuestros modelos mentales porque no nos paramos a analizarlos. Os mostramos unos pasos esenciales para hacerlo:

  1.  Reparar las veces que pasamos de la simple observación de lo que pasa, a la «generalización».
  2.  Investigar de forma honesta, sin juicios previos y dejando a un lado, la defensa de nuestro punto de vista.
  3. Hacer un ejercicio de coherencia, entre lo que expresamos y lo que pensamos en realidad.

El mundo  cambia constantemente. ¿Por qué somos reacios a cambiar nuestros modelos mentales?

Los mapas mentales se pueden ampliar, cambiar y modificar en función de las experiencias que vivamos. Cuantos más mapas mentales tengamos mejor abordaremos los problemas que se nos presenten en la vida. Por ello, os animamos a tomar conciencia de cuales de vuestros viejos mapas mentales ya no os sirven en el presente, que los pongáis a análisis y disfrutéis permitiéndoos descubrir mapas nuevos.