El Yo

El discípulo tenía una motivación correcta y se dirigió al maestro para decirle:

– Maestro, haría lo que fuera, te lo aseguro, para encontrar mi yo.

– ¿Y quién quiere encontrar tu yo? – preguntó el maestro.

– Yo.

-Ése es el gran problema.

 

Fragmento del libro “Cuentos espirituales de la China” de Ramiro A. Calle