PRUEBA CUERPO Y CONSCIENCIA

El método Cuerpo y Consciencia Georges Courchinoux propone un trabajo de grupo en cuatro direcciones: la búsqueda de verticalidad y un buen ajuste postural, la toma de consciencia a nivel biomecánico, la liberación emocional y el respeto de los bioritmos para favorecer la vitalidad. Este trabajo sintetiza diferentes técnicas ya existentes, algunas de ellas de tradición milenaria como la relajación coreana, yoga iraní… y otras de precursores contemporáneos como técnicas de reeducación postural global, eutonia, sofrología/mindfulness… La intencionalidad es dar respuestas eficaces a las necesidades de adaptación de la vida diaria.

Una sesión tipo podría incluir una toma de consciencia inicial en la que observamos el cuerpo en sus diferentes territorios, generándose manifestaciones fruto de esta sensorialidad. El trabajo puede continuar con una facilitación vascular con un deslizamiento de las manos, una facilitación linfática con presiones, acompañando del sistema nervioso y un trabajo más específicamente energético. Los ejercicios por si solos son muy útiles, pero la aplicación ordenada va permitir una sinergia y un efecto dominó más eficaz y liberador.

Cómo exactamente será la sesión de prueba:

En grupo sobre la esterilla y con ropa cómoda observaremos el cuerpo es sus territorios tratando de sentir cual es la sensación de cada una de las partes de una forma ordenada, tocaremos aquellas más oscuras buscando que la autoimagen sensorial se actualice. Respiraremos en el vientre acompañando con todo el cuerpo de forma consciente y lo masajearemos circularmente,  acompañaremos el sacro con las manos para estirar la columna vertebral en la expiración. Continuaremos abriendo los pies con un masaje utilizando medio tubo de espuma, sobre el que apoyaremos diferentes partes del pie teniendo en cuenta la parte refleja que tocamos. Seguiremos con un ejercicio de equilibrio con el mismo tubo de espuma. Nos sentaremos luego sobre la esterilla para respirar a nivel ventral y luego tumbados haremos un masaje de glúteos con una pelota tipo Rolfing, para desincrustar la acumulación que se produce a este nivel y permitirnos con la práctica regular limpiar los amortiguadores (emocionales) del cuerpo. Seguiremos con una liberación de brazos y una sofronización (una relajación guiada).

Efectos:

Posiblemente de forma inmediata podamos observar cambios en el nivel de vigilancia o la actividad mental, facilitándose la atención plena y reduciéndose el estrés. Algo modificada la capacidad respiratoria, una sensación de apoyo renovada en los pies desde la que se construye una verticalidad más natural e instintiva, la cadera más libre permite un caminar más espontáneo y un descanso de toda la cadena posterior que recorre del talón al cuello, por lo tanto se puede quizás apreciar el estiramiento.

Vamos por lo tanto del cuerpo a la consciencia, con un trabajo global que se puede utilizar como preliminar de cualquier otra técnica, o por si solo permite liberación y profundización en uno mismo. Con respeto al cuerpo y al momento de cada uno, el protocolo de trabajo nos permite ir profundizando sin temor, teniendo en cuenta la hora del día y la estación.

Otras sesiones trabajarán otros ejercicios como la liberación emocional a través de la relajación dinámica de primer grado, el yoga taoista, etc… Todos los ejercicios se proponen y explican para que cada un@ los comprenda y pueda practicarlos en casa.

Autor: Manuel Bello