Detalles de la clase

Chakras

 

La palabra sánscrita “chakra” se traduce literalmente como “la rueda” o “el disco”. Son 7 centros de energía distribuidos a lo largo de la columna vertebral y cráneo, que actúan regulando el flujo de energía a través del cuerpo. Cada chakra está relacionado con unas cualidades, órganos y aspectos concretos, por lo que su diámetro y luminosidad variará según el nivel de actividad y grado de conciencia en cada persona.

 

A continuación, os detallamos cada uno de los 7 chakras:

  • Primer chakra (Muladhara)
    Asociado con el color rojo y con el elemento tierra, es el primero de los centros energéticos ubicado en la base de la columna vertebral. Podemos decir que es nuestra raíz, aquello que nos da arraigo física y emocionalmente. Es la energía que nos provee de una estabilidad en la vida, además de una seguridad emocional primordial. Se relaciona con la salud en general, el intestino, las piernas, los pies y la base de la columna. Su sentido es el olfato. Nos conecta con nuestro cuerpo físico y con todas las formas materiales de la existencia.
    Un primer chakra débil se puede manifestar en inseguridad, depresión, problemas de salud, falta de estabilidad y problemas económicos. También puede generar agresividad, posesividad o codicia. 
  • Segundo chakra (Svadhistana)
    Vibra en color naranja y gobierna la dulzura de la vida, su elemento es el agua. Se asocia con cualidades como el placer, la sensibilidad, el movimiento, la sexualidad y procreación. A nivel físico está relacionado con las caderas y los genitales, los órganos reproductivos, los riñones y la vejiga. Su sentido es el gusto. Nos aporta expansión, receptividad, conexión con los demásy una manifestación saludable de las emociones. Nos abre a las experiencias de la vida, al disfrute de las experiencias sensoriales.
    Si el primer chakra es la fuerza vital, el segundo chakra es esta energía en movimiento y en creación permanente.
    El equilibrio de este chakra está muy relacionado con la sensación de vacío o plenitud que cada persona percibe de su propia vida. Si sentimos que no tenemos lo suficiente de todo aquello que queremos, o que lo deseado no está a nuestro alcance, experimentaremos una sensación de carencia. Cuando esto sucede, es habitual intentar llenar de forma inconsciente este vacío mediante sustitutivos como el exceso de comida, adicciones al tabaco, alcohol, juego… por tanto, su desequilibrio se manifestará en actitudes de ansiedad, vicios y trastornos emocionales. 
  • Tercer chakra (Manipura)
    Este chakra está asociado con el color amarillo y está ubicado en el plexo solar, su elemento es el fuego. Sus funciones se relacionan con el poder, voluntad y alegría. Gobierna el sistema digestivo y, de una manera simbólica, el fuego interior de cada uno ya sea la claridad en el camino, la ira o capacidad de transformación. Su sentido es la vista. Está relacionado con el poder personal, es el centro energético relacionado con la confianza en uno mismo y la autoestima. Si está equilibrado, nos ayuda en la toma de decisiones y el enfrentarse a los riesgos, a establecer límites y necesidades y nos da la voluntad de logro.
    Un problema en este chakra puede generar una sensación de frustración inseguridad e incluso poco aprecio hacia uno mismo. También bloqueamos nuestras emociones de cólera, agresividad, disgusto y miedo al fracaso. Puede presentar también problemas de asimilación y digestión de los alimentos. Todo esto representa una somatización de nuestros conflictos internos y de nuestra falta de aceptación y confianza.
  • Cuarto chakra (Anahata)
    Está representado por el color verde y corresponde al elemento aire. Es el chakra del corazón, por lo tanto, es nuestro centro espiritual. Representa el equilibrio, la unión, la sanación y el amor. Actúa como conexión entre el mundo físico (tres primeros chakras) y el mundo espiritual (tres siguientes chakras). En el cuerpo gobierna la salud de las vías respiratorias y la piel. Su sentido es el tacto. De color verde o rosado, nos empodera y revitaliza en la fuerza del amor, la compasión, la inocencia y todo lo que esté relacionado con la energía divina, como son el perdón, el amor de familia, la amistad…
    Al ser el centro espiritual, puede resultar muy afectado cuando lo bloqueamos debido al miedo, a la duda y a la desconfianza, o cuando se reprime la ira y se niega la aflicción.
  • Quinto chakra (Vishuddha)
    El chakra de la garganta nos permite expresarnos y estar sintonizados con nuestra voz interior. Está relacionado con la comunicación, el sonido y la creatividad. Su color es azul turqués y su elemento es el éter. Su sentido es el oído. En el cuerpo se relaciona con el cuello, la garganta, la mandíbula y los dientes.
    Su energía se activa con la escritura, el canto, el expresarse con claridad y saber escuchar. Es la capacidad de expresión de las otras formas de lenguaje que poseemos (corporal, artístico, simbólico…). Este chakra nos permite encontrarnos con nuestro ser más auténtico, con nuestra verdad.
    Cuando no somos capaces de expresar lo que sentimos, por miedo al rechazo, puede producir su bloqueo energético. Si no decimos lo que pensamos y dependemos de que los otros nos digan qué debemos hacer y querer, nos generará una sensación de tristeza y debilitará su energía.
  • Sexto chakra (Ajna)
    Es también conocido como el tercer ojo, nos conecta con una visión extrasensorial. Su color es el índigo y su elemento es la luz. A nivel físico rige el cerebelo, cara, ojos, nariz y glándula pituitaria.
    Se concibe como el contacto con otros niveles de conciencia y con la visión que trasciende la materia. Algunas de sus cualidades son la intuición, la visualización, la imaginación y clarividencia. Físicamente su energía se conecta con la vista, la cabeza y sus cualidades mentales afectan la memoria y la capacidad de concentración. La fuerza de este chakra es la capacidad de conectarnos con el espíritu y la sabiduría universal. Propios de esta rueda energética son la imaginación, la creación artística, los sueños y el poder de las visualizaciones.
    Si este chakra está bloqueado, la persona puede experimentar conceptos mentales confusos o imágenes sobre la realidad que no son ciertas y, por lo general, negativas. La persona proyecta esas imágenes hacia el mundo para crear el suyo propio. Las ideas creativas quedarán bloqueadas, ya que la cantidad de energía que fluye a través de él es reducida.
  • Séptimo chakra (Sahasrara)
    El séptimo chakra nos da una orientación mística y la sensación de integración con algo más grande. Es el centro de la trascendencia, el pensamiento y el entendimiento. Se asocia con el color violeta, aunque su energía es también de color blanco. Su manifestación física es en el cerebro y en la cabeza. Está ubicado en la corona y representa la espiritualidad. Su elemento es el pensamiento, por lo que contiene el poder de la mente, el intelecto y gobierna nuestro sistema de creencias.
    Un bloqueo en este chakra puede presentar una desconexión con el espíritu, no poder conectar con tu ser superior o divinidad.  

 

Event information

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies