Cómo conseguir que tus hijos hagan los deberes y estudien con éxito y autonomía

Ser madre de dos niños estudiantes de primaria, me ha hecho darme cuenta de la necesidad de enseñarles a asimilar e integrar, todo el conocimiento que les transmiten los profesores en el colegio.

Una de mis labores de madre era ser su profesor de apoyo cuando tocaba hacer los deberes, todos los días pasaba lo mismo: tener que repetirles varias veces que se pusiesen a hacerlos, “ahora no, dentro de un rato”, “mami dame 5 minutos más”, “estoy cansado”, “mami es que yo sola no sé hacerlos” y así un día tras otro.

Me sentía cansada y frustrada por no conseguir que fuesen responsables y autónomos. 

Empecé probando a limitarles el tiempo. Si no hacían los deberes en ese tiempo (30 minutos), los llevaban sin hacer y asumían las consecuencias que ello les ocasionaba (quedarse sin recreo al día siguiente, castigados a la biblioteca después de clases…). Después de un par de días de perderse los recreos, entendieron que el tema del “horario para estudiar” iba en serio y se sentaban sin demora cuando llegaba la hora; pero seguían sin ser autónomos.

Notaba su falta de motivación, su desgana, pero sobre todo me di cuenta que no sabían por donde empezar a estudiar la mayor parte de las veces; y que la emoción en la que estuviesen en ese momento era fundamental para el éxito de la tarea.

Había días que acababa diciéndoles: “No vuelvo a ayudaros con los deberes, ¡es vuestra obligación, no la mía!”, la situación acababa con mi paciencia. Y esta tensión día a día estaba empezando a deteriorar mi relación con los niños.

Justo en aquella época empecé una formación para ser coach, ahí aprendí que era lo no estaba enfocando bien cuando intentaba ayudar a mis hijos a estudiar.

Hay una diferencia muy importante entre no querer hacer los deberes y no saber hacerlos, esto lo averigüé después de saber “escuchar” a mis hijos. Empecé a hacerles preguntas para saber que les pasaba, porque reaccionaban negativamente ante el momento “deberes”.

¡Las respuestas de ambos fueron muy distintas a los motivos que yo imaginaba ¡

El modo en que vemos las cosas, es la fuente del modo en que pensamos y del modo en que actuamos. Es muy importante averiguar el modo de ver el mundo de cada niño, conocer las “gafas” a través de las que mira y saber escucharlos, para poder acompañarlos en su proceso de aprendizaje.

Esa es para mi la labor del coach, ser el mejor detective para saber estimular a cada niño y darle las herramientas que necesita para que estudien con éxito y por si solos.

Para terminar, quiero hablaros de la diferencia entre profesor de apoyo y coach de estudio. El objetivo del coach no es sólo enseñar (técnicas de estudio, memorización, etc.), si no también motivar y conseguir que el estudio se convierta en una actividad estimulante y enriquecedora; llegando a la EMOCIÓN del niño, que es cuando realmente se produce un cambio en sus patrones de comportamiento.

¿Te pasa lo mismo como madre o padre?

¿Estáis hartos de tener que andar detrás de vuestros hijos para que hagan sus tareas?

¿Acabáis agotados y cansados de reñir con ellos siempre por lo mismo?

 

¡Anímate a probar un coach de estudio para ellos ¡

¡Es una inversión en el presente para mejorar el futuro de tus hijos ¡

No hay nada casual, si estás leyendo esto es porqué necesitas hacer algún cambio. No dejes pasar la oportunidad.

 Plazo de inscripción ABIERTO, en octubre empezamos.

 

 

Ser nai de dous nenos estudantes de primaria, fixo darme conta da necesidade de ensinarlles a asimilar e integrar todo o coñecemento que transmítenlles os mestres na escola.

Unha das miñas labores de nai era ser súa mestra de apoio cando tocaba facer as tarefas, tódolos días pasaba o mesmo: ter que repetirlles varias veces que puxéranse a facelas “agora non, dentro de un rato”, “mami, dame 5 minutos máis”, “estou cansado”, “mami e que eu soa non sei facelas” e así un día tras outro.

Sentíame cansada e frustrada por non conseguir que fosen responsables e autónomos.

Comecei probando a limitarlles o tempo. Se non facían as tarefas nese tempo (30 minutos), levábanas sen facer e asumían as consecuencias que iso lles ocasionaba (quedarse sen recreo ao día seguinte, castigados na biblioteca despois das clases…). Despois de un par de días de perder os recreos, entenderon que o tema de “horario para estudiar” ía en serio e sentábanse sen demora cando chegaba a hora; pero seguían sen ser autónomos.

Notaba a súa falta de motivación, a súa desgana, pero sobre todo dinme conta de que non sabían por onde comezar a estudar a maior parte das veces; e que a emoción na que estivesen nese momento era fundamental para o éxito da tarefa.

Houbo días nos que acabei dicíndolles: “Non volvo a axudarvos coas tarefas, ¡é a vosa obriga, non a miña!”, a situación acababa coa miña paciencia. E esta tensión día a día estaba comezando a deteriorar a miña relación cos nenos.

Xusto naquela época, comecei unha formación para ser coach, ahí aprendín o que non estaba enfocando ben cando intentaba axudar aos meus fillos a estudar.

Hai unha diferencia moi importante entre non querer facer os deberes e non saber facelas, esto averigüeino despois de saber “escoitar” aos meus fillos. Comecei a facerlles preguntas para saber o que lles pasaba, por que reaccionaban negativamente ante o momento “tarefas”.

¡As respostas de ambos foron moi distintas aos motivos que eu imaxinaba!

No xeito en que vemos as cousas, é a fonte do xeito no que pensamos e do xeito no que actuamos. É moi importante averiguar o xeito de ver o mundo de cada neno, coñecer os “lentes” a través dos que mira e saber escoitalos, para poder acompañalos no seu proceso de aprendizaxe.

Esa foi para mín a labor de coach, ser a mellor detective para saber estimular a cada neno e darlle as ferramentas que precisa para que estudien con éxito e por si solos.

Para rematar, quero falarvos da diferencia entre mestre de apoio e coach de estudo. O obxetivo do coach non é só ensinar (técnicas de estudo, memorización, etc.), senón tamén motivar e conseguir que o estudio convírtase nunha actividade estimulante e enriquecedora; chegando á EMOCIÓN do neno, que é cando realmente prodúcese un cambio nos seus patróns de comportamento.

¿Pásache o mesmo como nai ou pai?

¿Estades fartos de ter que andar detrás dos vosos fillos para que fagan as súas tarefas?

¿Acabades esgotados e cansados de reñir con eles sempre polo mesmo?

 

¡Anímate a probar un coach de estudo para eles!

¡É unha inversión no presente para mellorar o futuro de teus fillos!

Non hai nada casual, si estás a ler esto é porque precisas facer algún cambio. Non deixes pasar a oportunidade.

Plazo de inscripción ABERTO, en outubro comezamos.